Motor

5 Trucos para Mantener tu Coche en buen estado

Cambiar los aceites de la transmisión y del diferencial

Si realiza el mantenimiento regular de su coche, especialmente los cambios de aceite cada 3.000 millas, el mantenimiento de su sistema de refrigeración es fácil de hacer. Comience por revisar su refrigerante cada dos veces que sea el momento de cambiar el aceite, o al menos dos veces al año. ¡Mira los detalles sobre los desguaces nissan patrol!

Aunque puede ser una buena idea revisar el refrigerante un par de veces al año, eso no significa necesariamente que haya que cambiarlo tan a menudo. De hecho, a menudo es suficiente con cambiarlo una vez cada 2 ó 3 años, o entre 24.000 y 36.000 millas, lo que ocurra primero. Si conduce a temperaturas extremadamente altas, es posible que tenga que cambiar el líquido más a menudo, incluso una vez al año. La acumulación de corrosión y otros depósitos puede evitarse utilizando una mezcla de mitad de refrigerante y mitad de agua destilada. Esto debe hacerse una vez al año y mantendrá su sistema de refrigeración en buen estado de funcionamiento durante muchos kilómetros.

Compruebe y cambie el líquido de frenos

Los frenos, junto con el motor, son posiblemente los componentes más importantes de un coche. Le ayudan a evitar colisiones por detrás y a impedir que se estrelle de cabeza contra los parquímetros del centro. No hace falta decir que sus frenos cuidan de usted, por lo que debería ser una prioridad cuidar de ellos.

Para mantener tus frenos, debes comprobar regularmente los líquidos de frenos y, si es necesario, cambiarlos. El líquido de frenos atrae la humedad, lo que no es bueno para su coche. La humedad conduce a una serie de problemas, incluyendo la corrosión y el óxido, que puede conducir a que sus frenos finalmente fallen. Algunos accidentes son inevitables, pero los causados por frenos ineficientes e inefectivos pueden ser evitados. Estos líquidos deben ser purgados y reemplazados anualmente/ Al hacerlo, mantendrá a su familia y a los demás más seguros, además de evitar accidentes potencialmente embarazosos al intentar aparcar su coche.

Limpie su vehículo

Aunque la mayoría de las personas aspiran y lavan sus coches con bastante regularidad, la limpieza de su coche es mucho más que aspirar el interior y hacer brillar el exterior.

Tu coche viaja por calles de todo tipo y en todas las condiciones y, al hacerlo, se encuentra con muchas cosas desagradables y desagradables. Desde la suciedad diaria de la carretera hasta la sal del invierno, los bajos de su coche pasan por muchas cosas a diario. Por eso, cuando laves tu coche, debes limpiar periódicamente los bajos con una manguera para eliminar todas las sustancias potencialmente dañinas y molestas de tu coche.

Encerar regularmente

La frecuencia con la que se debe encerar el coche es fundamental para mantenerlo en buen estado, no sólo para que funcione, sino también para que tenga un buen aspecto. Aunque la frecuencia con la que se debe encerar el coche es objeto de debate, en general se considera que debe hacerse entre una vez cada seis meses y una vez al año. Si eres más obsesivo en cuanto al aspecto de tu coche, encerar cada 3 meses no es descabellado. Encerar con regularidad mantiene la pintura en buen estado y defiende la carrocería del coche contra algunos tipos de daños estéticos. Sólo se debe utilizar cera de la mejor calidad para que su coche se beneficie al máximo de su encerado

Proteja su coche de las inclemencias del tiempo

Muchos tipos de clima pueden ser perjudiciales para tu coche, por lo que es importante tomar medidas para prevenir este tipo de daños. El frío y el calor extremos son los mayores culpables cuando se trata de causar estragos en el interior y el exterior de tu coche.

El clima frío puede ser problemático para los vehículos, y es la causa principal de una sorprendente cantidad de daños en los vehículos. Cuando el tiempo sea adverso, sobre todo en los días más fríos del invierno, utiliza una plaza de aparcamiento cubierta. Si estás en casa, asegúrate de que tienes espacio en el garaje para aparcar tu vehículo y protegerlo del frío. El frío ya es bastante duro para tu coche, pero un manto de nieve cubriendo tu vehículo puede ser especialmente dañino, haciendo que no sólo se dañe el exterior, sino que aumenten las probabilidades de que se congelen otras partes.

El calor puede ser tan perjudicial para su coche como el frío. Entre los elementos que pueden resultar dañados están los plásticos interiores, el interior (asientos y elementos relacionados) y la pintura exterior. Afortunadamente, es posible ayudar a tu coche a evitar los daños causados por los rayos del sol. La mejor manera de proteger tu coche del calor es aparcar a la sombra o bajo algún tipo de cobertura. Si no dispone de plazas de aparcamiento cubiertas, utilice una pantalla deflectora para las ventanas o aplique un protector de rayos UV para salvaguardar el interior de su coche.

Leave a Comment